Cómo aumentar la productividad usando tecnología (parte II)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

La gestión del cambio es importantísima. La productividad se incrementará por el uso de herramientas digitales, pero los usuarios de esa herramienta deben estar listos y acompañados. ¿Qué hay que hacer para conducir ese proceso?

En un artículo anterior se explicó cómo las herramientas digitales, influyen en la productividad de las empresas y puede ponerlas a la delantera con cambios profundos pero sencillos. Se planteó el desafío de aumentar la productividad de uno mismo, su equipo y su organización. La respuesta tiene dos dimensiones: la tecnología y las personas. En esta segunda parte no nos enfocaremos en la segunda categoría, es decir, en el trabajador digital (digital worker).

No te pierdas la primera parte: Cómo aumentar la productividad a través de la tecnología (parte I).

El cambio opera en las personas que lo permiten

Una idea sencilla pero crucial: mejorar la productividad significa transformar la compañía, convertirla en una más productiva. Pero en una transformación, lo que importa más es la persona que la herramienta que usa.

Por eso el rol de los líderes, desde lo más alto de la organización, es crucial. La tarea del CEO, del CIO y de los demás funcionarios que encabezan la compañía es muy importante por la trascendencia de los cambios. Ellos lideran, pero deben inspirar y también ejecutar para dejar el camino listo.


En el proceso de la Transformación Digital de una compañía (mejorar la productividad es un paso de ese camino) es la Transformación lo que se persigue y lo digital es un medio para lograrlo.


Aunque sea parte de la cultura en sociedad, este paso no es necesariamente parte de la cultura de la organización y es ahí donde se debe trabajar. La productividad depende también de las costumbres y métodos de las personas, esa es la raíz de donde no hay que perder foco.

Una adecuada gestión del cambio es una pieza imprescindible en este proceso.

4 secretos para gestionar el aumento de la productividad

I: Pensar en los usuarios
Los trabajadores usarán la tecnología. La usan en todo momento. Y por eso hay que planificar qué herramientas tendrán determinado impacto y monitorearlo. Ese monitoreo también puede ser ayudado por herramientas digitales, tales como formularios electrónicos o reportes sistematizados que muestren uso.

Te puede interesar: De quién hablamos cuando hablamos del Trabajador Digital (Digital Worker) /
Cómo los traductores, el Machine Learning y AI pueden impulsar la productividad.

II: Early adopters
El cambio genera resistencia. Cuando un nuevo modo de hacer las cosas (especialmente si involucra nuevas herramientas) se quiere incorporar a una organización, puede haber fricciones. Incluso si tales cambios buscan sintonizar las prácticas de los colaboradores, aunque suene contradictorio. Por eso conviene identificar a las personas más abiertas y con más liderazgo para comenzar con ellos y luego ir expandiendo las nuevas metodologías al resto del equipo.

III: En busca de la satisfacción
Hemos dicho que el trabajador digital está acostumbrado al uso de herramientas y dispositivos tecnológicos en los demás aspectos de su vida. No usarlas en el trabajo no solo significa una desventaja, sino una molestia. Por lo tanto, su uso significará que el trabajo se haga con mayor comodidad, se sientan escuchados y respaldados y eso se trafuzca en mayor satisfacción.

IV: Manejar el cambio
Estos cambios tienen un objetivo. Mejorar la productividad, pero también hay efectos positivos secundarios: mejor ambiente laboral, mayor satisfacción, simplificación de procesos, inicio de la transformación digital de la compañía. Sea cual sea el objetivo elegido, es bueno monitorear y medir resultados, impactos y acciones. Así se podrá analizar qué funciona mejor, dónde y por qué. Y generar conocimiento, que es la finalmente el valor agregado que tendrá la compañía y sus miembros.