¿Cómo transformar la compañía? El trabajador digital tiene la respuesta

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

¿Puedo hacer mejor las cosas?, una pregunta que todo responsable de un área o una compañía se hace. Y que debe hacer porque ahí está el primer paso para evolucionar. Las respuestas pueden significar alcanzar los objetivos e incluso superarlos o ser avasallado por un entorno de cambio permanente. La colaboración, productividad y movilidad sacarán lo mejor de los trabajadores.

Una de las partes fundamentales de una transformación digital es el cambio en las operaciones y sus procesos. Para lograrlo, las compañías deben prestar atención en sus trabajadores. Worker enablement, es el nombre que le da a este proceso el libro Leading Digital, publicado por Harvard Business Review Press. Para otros autores se trata de un Digital Workplace. En este artículo lo llamaremos entorno laboral digital: donde el trabajador digital se desenvuelve y brilla (más adelante explicamos quién es un trabajador digital).

Dejando de lado la diferencia de términos lo importante es brindar a los trabajadores las herramientas tecnológicas y espacios que necesitan para hacer mejor sus funciones.

¿Qué hacer para promover un entorno digital? Tres claves para conseguirlo.

Estas son tres partes del entorno laboral digital que sirven como motores para mejorar resultados y experiencia de nuestros colaboradores. Estos elementos están interconectados entre sí: la aplicación de estrategias en un área impactará positivamente en las demás.

1.- Colaboración: dos cabezas son mejor que una, pero tres mejor que dos.

La colaboración se refiere al intercambio de información e ideas en tiempo real entre un trabajador y los demás, sea una sola persona o un equipo. En este caso usando herramientas digitales.

Compartir documentos archivados en la nube de manera rápida, poder hablar con un colega que no está en la oficina e intercambiar ideas, hacer una capacitación remota que ahorre costes y tiempo, son algunas de las actividades que podemos considerar colaborativas.

Esto permitirá que trabajen juntos y en una experiencia sin fricciones, pasando de un dispositivo a otro sin interrupción ni demoras. Y aumentando su sentido de pertenencia a la organización.

♦ 74% de líderes empresariales consideran que su organización sería más exitosa si los trabajadores hicieran sus tareas de maneras más flexibles y colaborativas, según un estudio de Google y la consultora Racoteur sobre más de 250 directivos del C Level.

♦ 28% del tiempo laboral de los trabajadores satisfechos es usado en tareas colaborativas semanalmente. Los insatisfechos solo lo hacen un 12% del tiempo. La colaboración y la satisfacción van de la mano.

El uso de dispositivos como teléfonos móviles o tablets pueden ayudar mucho para esto. Siempre que se cuente con una estrategia detrás.

Comprar tecnología digital no convierte a una empresa digital. Hay que pensar, sentir y hacer en digital. Y eso requiere una gestión de cambio y liderazgo.

Te puede interesar: Cinco claves para comprender la Transformación Digital / Cómo gestionar el cambio organizacional.

2.- Productividad: hacer más y mejor las cosas.

A través de la colaboración y del uso de herramientas digitales, la productividad puede aumentar.

♦ 20%-25% de mayor productividad experimentan los negocios que implementan tecnologías para la interacción de sus colaboradores, de acuerdo a un estudio del McKinsey Global Institute (2012)

Casos de uso son el ahorro de tiempo para atender a un cliente (sea B2C o B2B) de manera más rápida al contar con información actualizada a mano y fácilmente.

Compartir información o documentos con proveedores puede impulsar una cadena de suministros hacia un tiempo menor y una mejor adquisición de productos. Si los empleados pueden compartir ideas rápidamente a través de sus dispositivos, en chats o foros en el Intranet, sus aprendizajes sumados pueden traducirse en documentos internos de gran utilidad en las estrategias y tácticas del área en que trabajan y de otras.

3.- Movilidad: el espacio no es una barrera.

La movilidad es una de las tendencias actuales en la sociedad e industrias. El uso de dispositivos móviles crece ininterrumpidamente. Y la flexibilidad se ha vuelto un valor fundamental para las personas. Cada vez menos las jornadas de trabajo se comprenden desde una perspectiva estática de 8 horas laborales.

Dispositivos integrados favorecen hacer el trabajo desde cualquier lugar, permitiendo al empleado usar eficientemente su tiempo y recursos sin tener que desplazarse a lugares que tomen tiempo y recursos.

Cualquier lugar, cualquier momento y desde cualquier equipo es una consigna fundamental y que se apoya en la colaboración y productividad al mismo tiempo que las impulsa.

Entorno digital para un trabajador digital

En un ambiente de cambio continuo en el que las personas ya cambiaron sus hábitos, hablamos de ciudadanos digitales y, por lo tanto, clientes digitales. De la misma manera, los trabajadores ya han cambiado y se han vuelto trabajadores digitales. Usan sus teléfonos móviles para videollamadas, cuelgan documentos en sus cuentas en la nube y los comparte. Usan el móvil o tablets para comprar, pedir un taxi, hablar con un amigo que vive al otro lado del mundo. También consumen información, como películas o música, que no poseen.

Si ya se comportan digitalmente, y se han convertido en mayor o menor medida en prosumidores (del término prosumer: la persona que consume y produce al mismo tiempo) aprovechar estos hábitos para el trabajo es una ventaja competitiva clara. Y que no es una opinión, es un hecho apoyado en números.

Para lograr trabajadores más eficientes se deben tomar en cuenta la colaboración, la productividad y la movilidad. Un punto aparte e importante: una vez que los trabajadores adopten el uso de tecnologías que faciliten sus funciones en el trabajo (como ya lo hacen en su vida cotidiana), las operaciones que realicen serán más seguras porque los protocolos de seguridad ya no dependerán de sus dispositivos, sino que podrán controlarse desde la organización. Así se tendrán mejores resultados en el desempeño de estos y el de la compañía sin descuidar la seguridad.