Innovación, Data y Transformación: los desafíos digitales en la dirección de empresas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

En el nivel C Suite hay una demanda por ejecutivos que puedan acompañar un proceso de transformación en las distintas áreas y las personas a través de la tecnología. Una persona que ayudará mucho a la transformación de la compañía y su negocio es CIO (o CDO o CTO).

“Then you better start swimmin’ or you’ll sink like a stone, ‘cause the times they are a-changin’”, una de las líneas más célebres del reciente y discutido Nobel de Literatura, Bob Dylan. Una canción entendida como de protesta en los 60, y que sin embargo calza perfectamente bien al ambiente de cambios que atraviesan todas las industrias hoy.

La tecnología ha cambiado y sigue cambiando la forma de hacer negocios, de relacionarnos con nuestros clientes (y cómo ellos se relacionan con nosotros). Los nuevos retos han creado nuevos puestos para enfrentarlos desde la parte más alta de la organización.

Sin embargo sus nombres son variados. Desde hace unos años aparecen los Chief Information Officer, Chief Infraestructure Officer, Chief Innovation Officer (todos con las siglas CIO), también los Chief Data Officer y Chief Digital Officer (ambos CDO) y los Chief Transformation Officer (CTO).

En algunos casos algunos de estos ejecutivos, independientemente de su nombre, realizan las mismas funciones. Otras veces uno reemplaza a otro como su evolución natural. Así ha ocurrido con los CIO: pasaron de centrarse en la información a la infraestructura digital para soportar toda la información. Conforme aparecen soluciones más atractivas y seguras como el Cloud Computing (el almacenamiento en la nube a cargo de grandes proveedores como Google, por ejemplo), las preocupaciones por la infraestructura se vuelven menores. Entonces aparece la figura del Innovador, similar a la del transformador: puestos más orientados a pensar cómo cambiar los procedimientos, la relación y satisfacción de clientes, a través del uso estratégico de tecnología.

Aunque los nombres cambian, la necesidad de estos puestos es innegable y una pieza importante para la transformación digital. Esto fue identificado rápidamente por las empresas líderes del mundo, sin embargo su implementación aún no está masificada. Alvaro Collas, socio de Amrop Perú –empresa dedicada a la búsqueda de talento para puestos directivos– comenta que recién en los dos últimos años han comenzado a recibir solicitudes para estos puestos, especialmente del sector financiero. Una brecha que existe, pero que presenta más que una tara una oportunidad.

Y es que aunque el CEO de una empresa es quien debe liderar el cambio hacia un ambiente digital, un ejecutivo más cercano a la tecnología (sea un CIO, CDO o CTO) será un aliado importantísimo en el nivel C Suite.

Te puede interesar: Cómo el liderazgo puede transformar tu empresa y su cultura. / Cuatro pasos para tener una cultura digital.

La importancia de estos puestos radica en poder promover la integración entre áreas como IT y Marketing, en cambiar la forma de hacer las cosas para esta sea más colaborativa y eficiente a partir del uso de herramientas digitales adecuadas y sencillas. También en organizar y analizar gran volumen de datos que cada cabeza de área pueda luego revisar por su cuenta y obtener los insights necesarios para tomar mejores decisiones.

Sin embargo, puede enfrentar severos retos al poder ser visto como una persona nueva y disruptiva que llega a decirle a todos que lo que han venido haciendo lo han hecho mal. Por eso uno de sus pilares deberá ser el liderazgo y la empatía. Dos soft skills sin las que su labor será virtualmente imposible.

Los ejecutivos de tecnología son una pieza indispensable para los retos de hoy en las compañías. Y a pesar de la importancia de estos puestos, su objetivo final es desaparecer, según diversos expertos. “La innovación no puede tercerizarse en una persona, debe ser parte del ADN de la empresa”, sostiene Jorge Molina, jefe de ventas de Google para México. Y es que estos puestos ayudan a la transición de los modelos tradicionales de negocio o en la relación con stakeholders a uno más ágil, creativo y rentable. Para que el uso de herramientas digitales sea espontáneo. Para convertirse en la compañía que se quiere ser.

The times they are a changing’.