Cómo el análisis de Big Data puede ayudarnos a vencer el VIH

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Hoy se conmemora el Día Internacional de la Lucha contra el Sida. Tomar conciencia, desbaratar estigmas y protegernos es importante para vencer a la enfermedad. Un cuarto factor es aprovechar la tecnología (movilidad, análisis de Big Data y Machine Learning) para repensar nuestra estrategia contra el virus.

En el mundo hay unos 36 millones de personas con VIH. Y en América Latina, al menos 1,7 millones viven con el virus. En la lucha, aunque ha dado ciertos pasos hacia adelante, aún queda mucho pendiente. Una pregunta válida es si usar las herramientas tecnológicas,  que con tanto provecho usan otras industrias, pueden ayudar a resolver un problema de salud que golpea, fundamentalmente, a poblaciones vulnerables en otros ámbitos pero amenaza a todos. La respuesta es sí.

La cantidad de información respecto a cantidad de contagios, consumo de retrovirales, muertes, género de los pacientes, edades, localización entre otros, crece a un ritmo enorme y no está necesariamente ordenada u homologada. Cada día que pasa hay más datos sobre los nuevos casos pero también los casos antiguos. Ese territorio de abundancia de información es donde brilla el análisis de Big Data.

Compartir enormes bases de datos a través de tecnologías de almacenamiento como las de la nube y poder analizarlas rápida y colaborativamente puede abrir una puerta para que se comprenda mucho mejor cómo se comporta el virus y cómo las personas en su entorno. Mientras más información analizada, más posibles correlatos para probar y comprobar y un mejor entendimiento del problema.

“Lo que permite una herramienta de análisis es una devolución muy rápida de resultados. Independientemente del enfoque médico, desde uno enteramente estadístico puedes crear un mapa de calor; un mapa mundial, con índices de prevalencia y en ese mapa desdoblar tabla con otra información como escuelas, edades, géneros”, dice José Luis Rodríguez, Entreprise Sales Manager de Google para América Latina.

Incluso compartir información respecto a avances científicos de grupos en distintas partes del mundo. En Sudáfrica, reportó la BBC, se está trabajando en una posible vacuna. A través del trabajo colaborativo entre distintos grupos, otros científicos podrían colaborar en análisis e ideas.

Actualmente Google trabaja junto con el Broad Institute (que agrupa profesionales del MIT y Harvard) en el desarrollo de nuevas herramientas para el análisis del genoma humano. Una de ellas es Gatk, para procesar la información de manera confiable variables genéticas.

Eric Lander, director del Broad Institute ha dicho que la gran cantidad de información sobre genoma acelera el progreso en investigaciones sobre cáncer, diabetes, desórdenes psiquiátricos entre otros. “Almacenar, analizar y gestionar esta data se ha vuelto un desafío crítico para los investigadores”.

Lo que ya se hace con información genética también podría hacerse respecto al VIH.

Otro avance significativo es la detección. El Imperial College de Londres ha informado que viene trabajando en un puerto USB que detecta el nivel de VIH en la sangre de una persona con un resultado en 20 minutos aproximadamente. Esto puede suponer una revolución en zonas donde no existen equipos para estos análisis o donde estos toman demasiado tiempo  y dinero. Se coloca una gota de sangre y no solo se sabrá, a través de una señal eléctrica a una computadora o un teléfono móvil, que hay VIH sino la cantidad, lo cual permitiría mejorar los tratamientos y darle un seguimiento mucho más eficiente a los pacientes.

Mejor análisis, mejores mensajes

Pero también estas herramientas pueden usarse para dar mensajes más eficientes motivando la prevención, la seguridad y la detección temprana.

“Imagínate que identificas perfiles, tenemos una Interfaz de Programación de Aplicaciones (API por sus siglas en inglés) que analizar sentimientos a partir de lo que dice la gente en línea usando Machine Learning. En cierta región las personas con cierto perfil hablan de X, Y o Z y eso puede servir para darles mensajes de prevención más acertados, por ejemplo”, continúa Rodríguez.

El marketing social ha sido una pieza clave para combatir la enfermedad, según ha dicho hoy César Núñez, Director Regional para América Latina y el Caribe de ONUSIDA.

Las posibilidades son cada vez más para vencer a una de las peores plagas del siglo XX que continua en el XXI.